Semana Santa de Huéscar: pasión y tradición en un entorno único

 

A estas alturas todos sabemos que la próxima semana da comienzo la Semana Santa, vacaciones de una semana para los más afortunados y los pequeños de la casa y de 4 días para el resto.

La gran mayoría ya habrán decidido dónde pasará esos días, incluso quizás hayan empezado a preparar las maletas, pero para los que aún estén indecisos o vayan a estar cerca de Huéscar, recomendamos que no dejen de visitar nuestra Semana Santa, una de las más antiguas de la provincia de Granada y declarada de Interés Turístico de Andalucía. Cargada de simbolismo y fruto de la convergencia de tradiciones navarras, aragonesas, valencianas, castellanas y andaluzas, la Semana Santa de Huéscar alcanza su apogeo con las Tres Caídas que se representan el Viernes Santo por la mañana en la Plaza Mayor para finalmente clausurar el Domingo de Resurrección con “La Torrecilla”, una joya en plata del siglo XVI.

Situada al norte de la provincia, Huéscar es un enclave único en el que muchas civilizaciones han dejado huella que aún hoy se pueden visitar: las pinturas rupestres de la Piedra del Letrero del Neolítico, sus casas señoriales con los escudos nobiliarios en las fachadas, sus numerosas construcciones religiosas como la Colegiata de Santa María del siglo XVI, el Puente de las Ánimas también del siglo XVI, la Torre del Homenaje (declarada Bien de Interés Cultural y mención especial en el Premio Europeo del Espacio Público Urbano), …   Este patrimonio monumental se une en Semana Santa al patrimonio cultural que suponen las procesiones y el discurrir de los pasos por sus estrechas calles.

Huéscar cuenta también con una impresionante riqueza natural ideal para realizar excursiones de senderismo en esta época del año. Una visita obligada son las Secuoyas de la Finca La Losa, plantadas hace unos 170 años, alcanzan ya los 50 metros de altura y constituyen uno de los escasos puntos donde poder verlas en Europa. Junto a ellas se alza La Sagra, un montaña de 2383 m que permite su ascensión a excursionistas de todos los niveles.

Todo ello sin olvidar su gastronomía basada en productos propios como el cordero segureño o el remojón de San Antón. Claro que en estas fechas la estrella son los dulces: roscos fritos, borrachuelos, hojaldres, torrijas o leche frita.

Huéscar es sin duda una opción a valorar muy seriamente durante la Semana Santa. Y aún se está a tiempo de reservar alojamiento en una casa cueva, uno de los reclamos turísticos más singulares y atractivos de la provincia. Gracias a su aislamiento acústico y a una temperatura constante a lo largo de todo el año, las cuevas proporcionarán un descanso más que merecido al viajero.

Si ya te has convencido puedes solicitar más información o reservar a través de nuestra Oficina de Turismo en info@turismohuescar.es o en 958 00 39 38.

Dejar una contestacion

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *